18 enero 2024

Cómo abordar los nuevos retos de facturación electrónica

Una Guía Completa para PYMES

En la actualidad, las pequeñas y medianas empresas se encuentran inmersas en un proceso de adaptación a las nuevas obligaciones de facturación electrónica. Más allá de cumplir con plazos legales, es crucial que estas empresas aprovechen la tecnología y realicen ajustes en su cultura organizativa para garantizar el éxito en este nuevo entorno.

Desafíos normativos y plazos cruciales

  • La Ley Antifraude establece la obligación de utilizar software de facturación que cumpla con los requisitos legales y esté preparado para comunicar electrónicamente.
  • Plazos específicos: A partir del 1 de julio de 2025, las empresas deben contar con un programa de facturación adaptado a los requisitos legales establecidos.
  • Ley Crea y Crece: Plazos basados en la facturación anual, con fechas límite para la emisión de facturas electrónicas.

La elección del software adecuado es crucial en este proceso de adaptación. Por ejemplo, el sistema Verifactu implica la comunicación en tiempo real de facturas a la Agencia Tributaria, con características como el control detallado de la edición, la imposibilidad de modificar o eliminar facturas una vez cerradas, y el sellado y encadenamiento de facturas con código QR. Por otro lado, optar por una alternativa sin Verifactu implica seleccionar un software de facturación que cumpla con requisitos extensos, como el control de accesos y la auditoría de modificaciones.

Es esencial que las pymes comprendan las implicaciones de estas decisiones y seleccionen cuidadosamente el software de facturación que mejor se adapte a sus necesidades, ya sea optando por la comunicación en tiempo real o preparándose para entregar las facturas electrónicas cuando sean solicitadas por la Agencia Tributaria.

Cambio cultural y autoanálisis empresarial

En el ámbito del cambio cultural y autoanálisis empresarial, se destaca la importancia de realizar un autoanálisis interno para evaluar los procesos de emisión de facturas y la comunicación de información fiscal. Este proceso no solo implica una revisión de la cultura organizativa, identificando procesos y hábitos de facturación, sino también un cambio en la forma en que la empresa interactúa con sus clientes. La información ahora debe comunicarse en tiempo real, lo que añade una capa adicional de complejidad a la adaptación a estas nuevas normativas.

Colaboración entre asesorías y pymes

La colaboración estrecha entre las asesorías y las pequeñas y medianas empresas es esencial para afrontar con éxito los desafíos de la facturación electrónica. En este contexto, es crucial establecer un objetivo compartido que trascienda el mero cumplimiento normativo. La alineación de metas entre las asesorías y las pymes permite construir un camino conjunto hacia la adaptación a las nuevas regulaciones.

En el marco de esta colaboración, se hace imperativo identificar y poner en marcha acciones correctivas necesarias. Organizar estratégicamente estas acciones correctivas es fundamental para garantizar una transición fluida y efectiva hacia las nuevas prácticas de facturación electrónica. Este enfoque proactivo permite abordar de manera específica las áreas que requieren ajustes y mejora.

Asimismo, el cumplimiento de plazos se presenta como un componente esencial en la colaboración entre asesorías y pymes. Ordenar las acciones de acuerdo con la capacidad y situación específica de cada empresa asegura que los plazos se cumplan de manera eficiente y sin contratiempos. Esta planificación cuidadosa contribuye a mantener la integridad del proceso y a evitar posibles complicaciones durante la transición hacia la facturación electrónica.


En resumen, abordar los desafíos de la facturación electrónica implica elegir cuidadosamente el software, comprender y cumplir con plazos normativos, realizar un cambio cultural interno y colaborar estrechamente con asesorías. Este enfoque integral garantizará una transición suave hacia una nueva era de facturación digital, permitiendo que las pymes no solo cumplan con las obligaciones legales, sino que también se posicionen para el éxito continuo en un entorno empresarial cada vez más digitalizado.